Las toallas son elementos indispensables para mantener nuestra higiene diaria. Ya sea al lavar nuestras manos o tomar un baño, siempre hacemos uso de ellas. Es por ello que debemos darles la importancia que les corresponde y buscar las de mejor calidad y del tipo de fibra adecuada para el fin que les vamos a dar.

Aunque parezca sencillo, escoger una toalla de baño tiene sus secretos. No es solo elegir la más bonita, sino detectar la mejor según los materiales con que fue confeccionada, el tamaño que mejor nos viene o el peso.

Todo con el fin de adquirir una toalla que nos dure años y no solo por unas pocas semanas.

Si te interesa saber cómo elegir correctamente una toalla de baño grande, entonces sigue leyendo para que tu próxima compra valga la pena.

Factores para escoger una toalla de baño

Para la correcta elección de tu próxima toalla de baño debes conocer los aspectos fundamentales sobre la fabricación de las toallas. Saber cuál es el mejor material para fabricarlas, detectar si puede absorber una gran cantidad de agua y otros aspectos importantes.

Además, te diremos algunos secretos para que puedas ver de primera mano si la toalla que tienes en tus manos es de calidad o no. Conoce ahora los factores de los que depende la calidad de una toalla de baño.

Materiales de fabricación

La materia prima es primordial para determinar la calidad del producto y, dependiendo del fin al que hayas destinado para la toalla, te puede convenir un material u otro:

  • Algodón. Las toallas hechas puramente de algodón son consideradas las de más alta calidad y las preferidas por los usuarios gracias a su gran capacidad de absorción y suavidad. Son las más utilizadas para secarse las manos, cara y cuerpo, por lo que se utilizan más que todo para el baño. Su gran capacidad de absorción hace que se vuelvan pesadas, por lo que no se recomienda usarlas fuera de casa.
  • Microfibra. Las toallas de este material son las favoritas de los deportistas. Son muy livianas y pueden secarse muy rápido. Se recomiendan para utilizar en el gimnasio o la piscina. También funcionan para secar superficies como el coche o en la cocina.
  • Bambú. Su peso liviano y sus propiedades antibacterianas hacen que algunas personas las prefieran sobre las toallas de algodón. Son muy resistentes y suaves al tacto.
  • Micro-algodón. Son una mezcla de algodón y microfibra, por lo que tienen propiedades de ambas. Tienen un buen nivel de absorción, son suaves, ligeras y secan muy rápido.

Tipo de rizo

Esto no es más que la forma en que está confeccionado el algodón de la toalla. Dependiendo del tipo de rizo, la toalla puede ser más o menos duradera y absorbente.

  • Rizo convencional. Es el tipo de confección más sencillo y, por lo tanto, el más económico. Se utilizan fibras cortas para confeccionar la toalla y el rizo tiene hilo doble. Las toallas resultantes de este proceso no suelen tener un gramaje muy alto.
  • Rizo americano. Con este método se utiliza un rizo torsionado. Es más complejo y costoso que el rizo convencional y produce toallas más voluminosas y con un tacto más denso. Para confeccionar toallas con este rizo las fibras han de ser más largas y se preparan sobre bases textiles de con mejores calidades de algodón que con el rizo convencional.
  • Rizo de baja torsión. Es el método más reciente. Se utiliza fibra más larga que con el rizo americano y el rizo es conocido también como rizo no torsionado. La aplicación de este tipo de confección produce las toallas más suaves.

Nivel de hidrofilidad

La hidrofilidad es una medida que refleja la capacidad que tiene la toalla de absorber la humedad y secarse de la mejor manera. Esta capacidad se ve afectada por el suavizante, que a la larga va impermeabilizando las fibras de tu toalla, provocando que absorba menos agua.

Así que un par de consejos. Fijate en el nivel de hidrofilidad de la toalla, cuanto mayor sea, mejor y cuanto menos suavizante utilices, mucho mejor se conservará. Verás cómo tu toalla dura bastante más tiempo.

Gramaje

Del gramaje depende, en gran medida, que tu toalla seque bien o no. El gramaje es la cantidad de hilos que tiene tu toalla; este factor debe estar acompañado de la calidad del hilo, ya que no harás nada teniendo una toalla con muchos hilos si al final los hilos están hechos de un material poco absorbente.

Pero no te preocupes, hay una forma de averiguar si el gramaje de la toalla es adecuado.

Tomando en cuenta que las toallas de lujo tienen un gramaje de 800 gramos/m2, un gramaje adecuado estaría entre los 450 y 550 gramos/m2 en adelante. Puedes veriifcar esto en la etiqueta. En caso de no reflejarlo, puedes decantarte por la más pesada. Eso generalmente indica que contiene más algodón y, por lo tanto, es más absorbente.

Prueba de tacto

Un consejo importante antes de comprar una toalla es realizar la prueba del tacto. De esta forma podrás saber qué sensación transmite a la piel y evitarás comprar una toalla que rasque; recuerda, estás buscando una toalla que sea suave.

Además, si no la pruebas, entonces ¿cómo sabrás que te gusta?

Aunque te advertimos algo: no confíes ciegamente en esta prueba, ya que algunos fabricantes aplican suavizantes a sus toallas al terminar el proceso de confección, por lo que se sentirá más suave de lo que realmente es.

Estética en segundo lugar

Después de reunir el conjunto de toallas que cumplan de mejor forma con la función para la que las necesitas, es momento de preocuparse por la estética. Busca el color y el diseño que más te gusten para ti, o las que mejor vayan con tu baño.

Tamaño de la toalla

Las toallas pueden ser utilizadas para diferentes fines en función del tamaño. Como es lógico, no es muy cómodo utilizar una toalla de manos para secar tu cuerpo después de ducharte. Te dejo una guía de las medidas de cada tipo de toalla para finalizar tu viaje por este mundo:

  • De tocador: 30×50 cm
  • De manos: 50×100 cm
  • De ducha: 70×140 cm
  • De baño: 100×150 cm

Es importante mencionar que no todas las toallas son de esos tamaños exactos; sin embargo, esas son las medidas estandarizadas.